Aguas más seguras y controladas con boyas inteligentes

Published by TelefonicaIoT IoT general

Internet of Things no se ha quedado solo en la superficie terrestre. Ya vimos cómo se habían acercado al mar para mejorar la experiencia de los bañistas y garantizar un turismo más sostenible en el post 10 sensores que convierten las playas en inteligentes.

Sin embargo, la tecnología ha ido más allá y se ha adentrado en aguas abiertas para conocer mediantes boyas inteligentes el nivel de contaminación del mar o dónde encontrar mayores bancos de peces. Aunque también se atreven con las piscinas, independientemente de si su agua es clorada o salada,  para medir el nivel de deterioro de sus aguas.

Estos elementos flotantes ya son habituales para todos. Hasta ahora su función ha sido la de señalizar la zona segura de baño, canales para entrada y salida de embarcaciones, o puntos concretos de referencia en el mar. Sin embargo, con la aplicación de IoT sus funciones pueden aportar muchísimos beneficios tanto a bañistas, como a autoridades costeras, pescadores y un largo etcétera.

La función de las boyas inteligentes viene determinada por la programación del sensor que porten. Podemos encontrar tanto en playa como en piscinas distintos tipos de usos para estos nuevos dispositivos conectados:

  • Playas: además de facilitar una monitorización de la temperatura del agua y su calidad, pueden contribuir en gran medida a hacer las playas más seguras, ya que pueden utilizarse para monitorizar las embarcaciones y/o controlar los accesos restringidos. Un problema que ha estado de actualidad este verano, cuando los bañistas han denunciado a embarcaciones por acercarse demasiado a la orilla, traspasando la distancia de seguridad establecida por ley. De esta forma, los cuerpos de seguridad pertinentes pueden recibir la señal con tiempo suficiente para actuar y estar prevenidos. Así mismo, la seguridad de los bañistas también se reforzará con estas boyas, ya que permiten monitorizar bancos de medusas. Su detección permite que se lancen avisos o que incluso se reorienten mar adentro evitando así que terminen llegando a la orilla de las playas, donde finalmente mueren, no sin antes causar problemas entre los bañistas.
  • Pesca: el sector primario también va adaptándose a la transformación digital y adaptando la tecnología a sus labores diarias. Por ejemplo, en la pesca, los marineros cuentan hoy en día con boyas conectadas satelitalmente que pueden indicarles dónde se encuentran los bancos de peces para poder ir sobre seguro. Estas boyas nacieron con la compañía Marine Instruments, que hace mucho hincapié en las normas de control, es decir, asegurar que se mantiene el recurso pesquero para las próximas generaciones. Todo ello también con el objetivo claro de hacer la pesca más eficiente, ya que también consiguen reducir el gasto en consumo de fuel para capturar la misma cantidad de pescado, o tener una estimación de la población de pescado en una zona, para poder determinar cantidades de pesca y cómo afectan éstas al entorno.
  • Detectar sustancias contaminantes: investigadores alemanes del Instituto Tecnológico de Karlsruhe (KIT) desarrollaron un proyecto de monitorización inteligente hace dos años. Utilizaban una boya multisensorial que les permitía efectuar mediciones de alta precisión así como monitorizar cuerpos de agua. De esta forma, podían medir la calidad del agua en diferentes profundidades y configurar unos parámetros a medir como concentración de oxígeno, temperatura o presencia de gases de efecto invernadero, con los que poder hacer un análisis de los datos capturados, bien en la propia boya o bien en remoto, agregando la información de muchas boyas. Su suministro eléctrico se produce mediante energía eólica y células solares y el sistema de medición combina sensores de metano y CO2, dirección del flujo, sistemas de análisis de muestras y estación de medición meteorológica. Este sistema nació principalmente para detectar la llamada alga verdiazul, que crece de manera descontrolada en los ríos, zonas marítimas y lagos, que liberando sustancias tóxicas y pueden llegar a matar a la fauna de determinados medios acuáticos.
    Este proceso ha ido evolucionando y, por el camino han surgido proyectos similares como BRAAVOO (Biosensors, Reporters and Algal Autonomous Vessels for Ocean Operation) el proyecto de boyas con biosensores que monitorizarán los contaminantes marítimos. Nació con el objetivo de intentar frenar la degradación de la calidad del agua marina de forma biológica y química gracias a boyas con chips que monitorizarán en tiempo real los contaminantes marinosgracias a tres biosensores: bacteriano, inmunosensores y sensores de algas
  • Piscinas: el mantenimiento de las piscinas es una labor constante. Siendo agua estancada en la que se bañan muchas personas a largo del día, los niveles de cloro y de pH tienen que estar controlados y ser regulados, si así lo requiere, durante todo ese tiempo. Para ello, los sensores en las boyas son la solución más adecuada, ya que puede llevar un control exhaustivo en tiempo real y enviar un aviso al responsable cuando la calidad del agua se vea comprometida. El mensaje llega rápidamente al wearable o al dispositivo que esté conectado a la boya y la persona encargada solamente tiene que ver qué nivel falla o si la temperatura ha ascendido o descendido por encima de la temperatura indicada y corregirlo. A este efecto, incluso se han creado apps de móvil para que los usuarios particulares que tengan piscina privada en sus casas puedan también estar al tanto de la calidad de su agua en cualquier momento.

Todas estas aplicaciones de sensores conectados, extendidos habitualmente con el procesado de información recogida que permiten conocer el estado de las aguas al detalle, reflejan la manera natural en la que vamos adaptando nuestro día a día a las nuevas tecnologías, en cualquier contexto, y cómo estas conllevan a mejorar nuestra calidad de vida, así como la de ciudades y zonas naturales que nos rodean. Junto a ellos destaca la importancia del Big Data y la importancia que tiene saber analizar los datos que recogen estos sensores para poder solucionar los problemas indicados.

 

TelefonicaIoT