Ahorrar agua gracias a la tecnología NB-IoT

Published by Telefónica IoT Team Energy

El agua es un recurso indispensable para la vida. El acceso y consumo de agua potable en nuestras ciudades es un adelanto moderno del que disfrutamos gracias a un enorme trabajo. En el día mundial del agua, la ONU recuerda uno de sus objetivos primordiales: que el agua potable llegue a todo el mundo. Para que esto sea posible, es imprescindible contar con medidas de gestión que nos permitan ahorrar y ser más eficaces en su distribución. Para poder reducir costes, aumentar la eficiencia y disminuir los errores, la Comisión Europea aboga por una actualización del sistema de medida para 2020. Según los expertos, para entonces, el mercado del agua en Europa podría alcanzar un valor de 13,4 mil millones. Esto se explica en un escenario donde las soluciones asociadas al agua están en rápido desarrollo. Esto también afecta al usuario final, quien podrá beneficiarse de mediciones más precisas, precios más reducidos y justos así como más facilidades y comodidad en la medición.

Smart metering, la pieza central del puzle

Cada hogar posee su propia medida de consumo. Para poder obtenerla, hasta la fecha, las compañías disponen de operarios que pasan regularmente a revisar las cifras. Este proceso es costoso y complejo. Además, implica errores de medición o medidas obtenidas a partir de previsiones, lo que puede suponer molestias para los usuarios. La Comisión Europea defiende la necesidad de actualizar los sistemas actuales por otros automatizados que permitan una medición más eficiente y precisa lo que supondría más comodidad para el usuario.

Para poder alcanzar dicho objetivo, la medición inteligente, o Smart Metering es la técnica a adoptar. Gracias a los nuevos sistemas digitales y al IoT, se puede obtener información precisa y en tiempo real. Los nuevos medidores obtienen registros y los envían a la central, donde se procesa la información. Los más modernos pueden, incluso, controlar el flujo, recibiendo instrucciones en ciertos casos. Esto supone que puede actuarse de forma remota si se detecta una avería, se solicita una baja o en cualquier otra situación necesaria.

Obtener información directamente desde el hogar puede suponer una reducción importante en los costes, a medio y largo plazo. También supondrá una mejora en el servicio y disponer una red que permite prevenir pérdidas aún mayores. Pero antes hay que asumir una inversión considerable. Y también solventar algunos de los problemas técnicos asociados a la tecnología necesaria. Entre dichos retos se encuentra la logística y la propia medición. Por suerte, el Internet de las Cosas está aquí para poner soluciones.

NB-IoT, la solución perfecta

Gracias a la tecnología LPWA disponemos de diversas soluciones capaces de solucionar hasta los retos más complejos. Especialmente útil es la tecnología Narrow Band IoT, o NB-IoT, desarrollada para conectar dispositivos mediantes bandas celulares. La NB-IoT permite la conexión a distancias relativamente cortas, mediante la transferencia de pequeñas cantidades de datos, de manera barata y eficiente. Además, este tipo de tecnología está pensada para dispositivos de larga duración, reduciendo al mínimo, por esta y otras razones, su coste de mantenimiento.

También ofrece soluciones escalables en el tiempo y el espacio, así como la implementación de medidas de seguridad adecuadas y acordes a sus necesidades. La tecnología NB-IoT está especialmente diseñada para cubrir zonas de difícil acceso. Por ejemplo el interior de las casas, sótanos y parkings subterráneos. En el caso del agua esto supone una ventaja crucial. Y es que no sólo permite la monitorización remota, más eficiente y cómoda. Además, supone el poder automatizar toda la medición independientemente de dónde se sitúen los puntos de acceso de agua o los medidores. La conectividad que ofrece asegura la conexión eficaz incluso en los apartados más recónditos del hogar, algo impensable hasta hace sólo unos años.

El auge de la medición inteligente

Gracias a las redes LPWA, especialmente a la tecnología NB-IoT, las iniciativas de tracking, monitorización en tiempo real y otras soluciones similares están ofreciendo soluciones increíbles a problemas cotidianos. Algunas de las iniciativas también se cuentan en la monitorización de las redes de agua. Ejemplos de estos proyectos son el desarrollado por Telefónica junto a Huawei y Kamstrup en Chile. Este proyecto emplea la tecnología NB-IoT para obtener por telemetría los valores de consumo de los hogares. Gracias a los medidores inteligentes de Kamstrup y la actualización de la red NB-IoT proporcionada por Huawei, con la coordinación del Centre de I+D de Telefónica en Chile, las primeras casas con medición inteligente ya están en funcionamiento en Chile. En breve, se esperan más de 300 hogares conectados mediante NB-IoT, en esta prueba piloto, que re-utilizará la red 700 MHz LTE.

Con este ejemplo, Telefónica quiere demostrar el gran potencial que tienen este tipo de redes para alcanzar un sistema mucho más competente y eficiente en servicios públicos. No es el único proyecto en el que está implicada esta tecnología. En Finlandia también existen casos de estudio y proyectos de implementación de este sistema de medición inteligente. El caso de Reino Unido es también famoso por su amplia cobertura de servicios, incluidos la electricidad y el gas. Siendo el agua un servicio de primera necesidad, de cuyo acceso inmediato dependen tantas cosas importantes: la salud, la higiene, la alimentación… proyectos como estos adquieren un enorme valor en nuestra sociedad. Una sociedad donde la ciudad moderna e inteligente está comenzando a desarrollar todo su esplendor. Y en gran medida, este desarrollo se lo debemos al IoT.

POST IN ENGLISH

Telefónica IoT Team